El Inicio

Publicado por Maria Elena Jiménez en

Nunca imaginé crear el proyecto de una tienda de Ballet. Mi gran sueño siempre fue tener mi propia librería de niños, así como la que aparece en la película "You've Got Mail" Sin duda, mi película favorita de todos los tiempos. Hubo una ocasión, en una feria del libro, cuando sólo tenía a mi primera hija, que me fui de stand en stand recolectando toda la información de editoriales. Y así empezaba a hacer mi base de datos. Pasaron los años, y mi sueño quedó archivado; latente, pero archivado.

Poco a poco llegaron más hijos a mi hermosa vida, y a medida que fueron creciendo, llegaron a la edad para iniciarse en actividades extracurriculares. De las niñas fue fácil: todas se iniciaron en Ballet. Creo que mucho se debe porque de verdad me encanta y lo disfruto.

Tener varios hijos, y todos en actividades extracurriculares definitivamente implica inversión. Inversión de tiempo, de dinero y de sacrificios. Pero tener varias niñas en el Ballet supone hacer una inversión continua de un surtido de medias, leotardos, zapatos, recedillas y todos los accesorios que las acompañan. Y aunque todo esto es fantástico, el único problema era la distancia a donde los tenía que comprar.

Mi última hija es la que apegué a mí, pues al saber que ya era la última, la quise tener siempre más cerca. Ella no fue al maternal, aunque tenía todo listo para ir: matrícula pagada, uniformes listos, hasta la lonchera habíamos comprado. Pero la noche antes de que empezara, le dije a mi esposo que realmente no la quería mandar. Él me apoyó y ella jamás fue. Pero cuando le tocaba entrar a la escuela de los grandes, ya no me podía echar para atrás.

Fue en ese momento, cuando llegaba lo inevitable, donde surgió la idea. Necesitaba algo en lo que utilizar mi tiempo, en donde el vacío fuera llenado de alguna manera. Mi esposo fue el gran impulsor de este proyecto. Por un lado preocupado por mi y por otro lado buscando sacar los huevos de la única canasta que teníamos.

Y así nació este proyecto de vida. Basado en mis gustos, y en los gustos de mis hijas; y tomando en cuenta una necesidad que tenía yo, y que tenían muchas mamás como yo, de tener una opción cerca a Altos de Panamá. Ahora, después de 6 meses de que toda esta aventura iniciara formalmente, estoy super contenta y orgullosa con lo que estamos logrando. Con lo que hemos creado. Y ya que me aventuré en esta faceta de empresaria, quien quita y en un futuro mi sueño archivado se desempolve y se haga realidad. Sólo necesitamos inspirarnos.


Compartir esta publicación



Publicación más reciente →